Martes, Enero 22, 2019
  • 1
  • 2
  • 1
  • 2
  • 3

Estado: En desarrollo

Reconocemos y fortalecemos experiencias en conservación comunitaria de ecosistemas estratégicos fortalecidas desde la apropiación social de CTeI 

Ver más

Estado: Terminado

 Reconocimos y fortalecimos experiencias comunitarias en producción agropecuaria y seguridad alimentaria con ciencia, tecnología e innovación. 

Ver más

Estado: Terminado

Reconocimos y fortalecimos experiencias comunitarias en acceso a agua potable de diferentes zonas del país, con ciencia, tecnología e innovación.

Ver más

2018 - Conservación comunitaria de ecosistemas estratégicos

Banco de experiencias Eco 2018

  • All
  • Antioquia
  • Bolívar
  • Boyacá
  • Cauca
  • Cesar
  • Cundinamarca
  • Córdoba
  • Guanía
  • Huila
  • La Guajira
  • Magdalena
  • Nariño
  • Nuevo
  • Putumayo
  • Santander
  • Sucre

Aprendiendo a través del territorio: experiencias socio-ecológicas en la vereda El Carmelito - Patía

El contenido de este video es de autoría y responsabilidad exclusiva de quienes lo protagonizan y no representa la posición de COLCIENCIAS, ni del Programa de Pequeñas Donaciones del GEF, ni de las entidades aliadas y vinculadas al Programa de A Ciencia Cierta Eco.

En la vereda el Carmelito el conjunto de flora y fauna nativa del bosque seco tropical ha sido radicalmente transformado por la agricultura y la ganadería y esto llevó al desdibujamiento del paisaje en distintas escalas. En tal sentido, la Junta de Acción Comunal Vereda El Carmelito‐ Patía se planteó el objetivo de establecer en la vereda unas zonas de recuperación y conservación de flora y fauna nativa.

En esta experiencia se ha concebido el territorio como un dispositivo de aprendizaje en el que se concretan conocimientos locales, huertas caseras y la tradición oral. Entre los impactos logrados por la intervención de la comunidad se tienen en primer lugar, la protección, manejo y conservación del bosque seco tropical, donde a partir de la siembra de algunas especies se recuperó parte de la flora perdida y se logró el retorno de la fauna; en segundo lugar, la comunidad del Carmelito ha establecido nuevas formas de visualizar e interpretar su territorio con base en sus conocimientos locales, tradición oral y formas de organización comunitaria; en tercer lugar, la siembra y manejo de especies de flora ha contribuido con la situación económica de personas de la comunidad, pues genera importantes ingresos monetarios para algunas familias.

Adicionalmente se resalta de esta experiencia que el conocimiento principalmente de las personas adultas logró ser transmitido y posteriormente puesto en práctica por los jóvenes y niños de la comunidad.

Conservación comunitaria del páramo de La Rusia y bosques del Corredor de Robles Guantiva – La Rusia

El contenido de este video es de autoría y responsabilidad exclusiva de quienes lo protagonizan y no representa la posición de COLCIENCIAS, ni del Programa de Pequeñas Donaciones del GEF, ni de las entidades aliadas y vinculadas al Programa de A Ciencia Cierta Eco.

La experiencia comunitaria está ubicada en el Páramo de la Rusia, en un sector del Corredor Biológico de Robles Guantiva – La Rusia. Esta zona se encuentra en jurisdicción de los municipios de Encino y Charalá en el Departamento de Santander y Duitama en Boyacá, por lo que la experiencia prevalece sobre las divisiones político administrativas.

AgroSolidaria Charalá es una organización comunitaria basada en los principios de la agroecología, economía solidaria y comercio justo por un lado y los criterios de corresponsabilidad, autonomía y estructuras descentralizadas por el otro. Debido a la constitución del Santuario de Fauna y Flora Guanentá Alto Río Fonce cómo área protegida de Parques Nacionales, la zona pasó a tener una función amortiguadora del Santuario, lo cual requirió el cambio de las actividades de ganadería, el cultivo de papa y el cuidado de ovejas y cabras.

A partir de ese momento se construyeron alternativas para mejorar las condiciones y la calidad de vida de los habitantes de éste territorio y conservar y proteger el ecosistema del páramo y el corredor de robles. En éste orden de ideas, se han implementado prácticas de ganadería silvopastoril, se ha incursionado en la producción de quesos para darle valor agregado a la leche de la zona, se han realizado acciones específicas para conservar y preservar las 22 especies de frailejones que existen en su entorno, y se ha realizado ecoturismo de base comunitaria.

Unidos por la conservación del ecosistema de manglares de Caño Grande

El contenido de este video es de autoría y responsabilidad exclusiva de quienes lo protagonizan y no representa la posición de COLCIENCIAS, ni del Programa de Pequeñas Donaciones del GEF, ni de las entidades aliadas y vinculadas al Programa de A Ciencia Cierta Eco.

La experiencia se creó con el fin de limitar la tala del bosque de mangle y la pesca indiscriminada con tóxicos y otros mecanismos contaminantes por parte de personas foráneas alrededor de las Ciénegas Ferez, la Coraza y Balsita también conocidas como la Isla de los Monos y de los Pájaros, ubicadas en la Bahía Cispata, antigua desembocadura del río Sinú.

El Comité de vigilancia y conservación del medio ambiente de pescadores artesanales de Caño Grande ha llevado a cabo acciones como la erradicación de la utilización de tóxicos y zangarreo para el desarrollo de la pesca; la restauración de las zonas afectadas del bosque por la tala indiscriminada; y la oxigenación de las aguas del bosque por la limpieza permanente de los caños internos.

La implementación de las acciones ha permitido el empoderamiento de la comunidad, la implementación de los saberes ancestrales de la población Zenú en relación al sistema hidráulico, y la obtención de beneficios económicos por la práctica responsable de la pesca y ecoturismo.

Rehabilitación del caño Pasifueres como medida adaptativa frente al cambio climático, en el municipio de San Benito Abad, departamento de Sucre, Colombia

El contenido de este video es de autoría y responsabilidad exclusiva de quienes lo protagonizan y no representa la posición de COLCIENCIAS, ni del Programa de Pequeñas Donaciones del GEF, ni de las entidades aliadas y vinculadas al Programa de A Ciencia Cierta Eco.

La experiencia surgió de la necesidad de rehabilitar el cauce del caño Pasifueres para volver a navegar y recuperar la despensa de peces, importante para la alimentación diaria y la economía de la vereda. Como parte de la experiencia también buscaban rehabilitar los terrenos inundados por el caño para restablecer las viviendas, cultivos, vida social, calidad de vida y los ecosistemas estratégicos.

Con el fin de recuperar el cauce natural del caño Pasifueres, la Asociación de Agricultores, Productores Pecuarios, Piscicultores y Ambientalistas de Pasifueres ‐ ASOP, implementó un talud para la protección y el control del cauce del caño y plantó vegetación riparia, para lo cual desde el 2017 las mujeres de la comunidad han implementado sistemas de viveros a nivel comunitario y en sus casas.

Conservación, propagación y comercialización de "FLOR de Inírida"

El contenido de este video es de autoría y responsabilidad exclusiva de quienes lo protagonizan y no representa la posición de COLCIENCIAS, ni del Programa de Pequeñas Donaciones del GEF, ni de las entidades aliadas y vinculadas al Programa de A Ciencia Cierta Eco.

La Asociación para el Desarrollo Integral Humano y Sostenible Akayu en el departamento de Guainía enfrenta el deterioro ecológico de las Sabanas Inundables de Arenas Blancas, debido a malas prácticas como el arrojo de desperdicios, quemas excesivas y descontroladas y basureros ilegales. También se ha dado tala de árboles, minería, narcotráfico, contaminación de acuíferos y extracción indebida y excesiva de los recursos naturales.

Estas condiciones adversas sumadas a las pocas alternativas productivas y de empleo que existen en el municipio de Inírida han generado ilegalidad y deterioro en el tejido social de muchas de las comunidades campesinas e indígenas que lo habitan. Con el fin de lograr un impacto positivo frente a esta situación, desde el año 2007 la asociación AKAYÚ viene implementando un programa de conservación productiva de la biodiversidad colombiana mediante el biocomercio de la Flor de Inírida.

Mediante la plantación de Flor de Inírida se logró recuperar, expandir y proteger la última población natural que quedaba en el área, además de generar empleo y garantizar la conservación del ecosistema mediante un aprovechamiento consciente y sostenible. De esta forma han contribuido a sanar el tejido social, mejorar las condiciones de vida de las poblaciones más vulnerables –entre ellos varios miembros de familias Sikuani quienes son desplazados por la violencia en el río Guaviare- y a la conservación y protección del ecosistema de las Sabanas inundables de Arenas Blancas.

Recuperando la integridad ecológica de nuestras fábricas de agua por medio de la restauración participativa comunitaria: ¡Por las futuras generaciones!

El contenido de este video es de autoría y responsabilidad exclusiva de quienes lo protagonizan y no representa la posición de COLCIENCIAS, ni del Programa de Pequeñas Donaciones del GEF, ni de las entidades aliadas y vinculadas al Programa de A Ciencia Cierta Eco.

Presentación
Encuentro local

La experiencia ubicada en el Páramo de Guerrero en Subachoque, Cundinamarca, tiene la mayor tasa de transformación en Colombia con un índice de alteración de más de 70% de su superficie terrestre, debido a la expansión de la frontera agrícola, los cambios en el sistema de producción y las actividades mineras.

La Asociación de Productores Agroecológicos del Pantano de Arce ASOARCE es una asociación liderada por campesinos, quienes han venido trabajando de manera solidaria desde el 2015 en la restauración de áreas degradadas y deforestadas del Páramo a través de la implementación de Modelos Agro-Forestales Sostenibles Diversificados.

Estos modelos abarcan una producción 100% orgánica con múltiples hortalizas, tubérculos y raíces, recuperando además cultivos ancestrales propios de la región y la activa protección de nacimientos hídricos y reforestación por medio del desarrollo de árboles nativos en los viveros comunitarios y la siembra y mantenimiento de éstos para asegurar su supervivencia.

En esta experiencia las mujeres de la comunidad tienen un rol determinante en la transformación y establecimiento del modelo, convirtiéndose en un elemento clave de éxito en la generación de una nueva cultura de cambio.

Interpretación ambiental comunitaria, como estrategia de conservación en la zona de uso sostenible de Manglar de Bocacerrada - Sucre

El contenido de este video es de autoría y responsabilidad exclusiva de quienes lo protagonizan y no representa la posición de COLCIENCIAS, ni del Programa de Pequeñas Donaciones del GEF, ni de las entidades aliadas y vinculadas al Programa de A Ciencia Cierta Eco.

En el territorio de Bocacerrada existen dos problemáticas ambientales: primero, la pérdida de flujos hídricos que alteran las dinámicas del ecosistema de manglar; segundo, la erosión costera como consecuencia del ascenso del nivel del mar (cambio climático). Estas dos condiciones han disminuido la capacidad del sistema manglárico con consecuencias directas sobre la comunidad que dependen de este, ya sea por uso directo en la extracción de recursos o como barrera protectora en las zonas costeras.

El Consejo Comunitario de la comunidad negra Senovia Puello Caicedo del corregimiento de Bocacerrada ha establecido redes de participación comunitaria con proyectos basados en el uso sostenible de los recursos naturales en el caribe colombiano, fortaleciendo el diálogo e intercambio de saberes y elevando la capacidad del grupo en resolución de conflictos.

La comunidad ha adquirido experiencia en viverismo y restauración de manglar e instalación de procesos emergentes alrededor del ecoturismo comunitario. Han generado espacios de educación, planes de manejo para la gestión ambiental y espacios de acercamiento al ecosistema de manglar por parte de las nuevas generaciones.

Asorquídea: una experiencia comunitaria de bienvivir para conservar el bosque y conservar el agua

El contenido de este video es de autoría y responsabilidad exclusiva de quienes lo protagonizan y no representa la posición de COLCIENCIAS, ni del Programa de Pequeñas Donaciones del GEF, ni de las entidades aliadas y vinculadas al Programa de A Ciencia Cierta Eco.

Ubicada en las Veredas Tacuaya, La Cocha, Tasnaque, Minda y Mohechiza Bajo del Municipio de Yacuanquer, Nariño. La Asociación Minga de Campesinos La Orquídea es un grupo de mujeres y hombres campesinos, quienes trabajan de manera voluntaria en producción agroecológica y conservación de la biodiversidad en bosque seco.

La experiencia de Asorquídea ha logrado diseñar estrategias de gobernanza desde lo local, que impulsan la producción agropecuaria familiar, la reducción de los indicadores de escasez de agua, la conservación de la biodiversidad del bosque seco, el consumo agroalimentario y la recuperación de prácticas culturales para el intercambio de saberes y productos, como estrategias de reconocimiento de Ser, Estar y Hacer en un territorio. La asociación cuenta con la Reserva Natural Comunitaria Nukanchi, que alberga 30 hectáreas de bosque seco y que ha hecho frente a las sequías marcadas que se presentan en la zona y ha conservado el hábitat de especies endémicas.

Innovación social en la recuperación agroecológica de especies nativas de los Bosques Secos de Montes de María mediante agricultura de precisión articulando a Nichos de Mercados Diferenciados

El contenido de este video es de autoría y responsabilidad exclusiva de quienes lo protagonizan y no representa la posición de COLCIENCIAS, ni del Programa de Pequeñas Donaciones del GEF, ni de las entidades aliadas y vinculadas al Programa de A Ciencia Cierta Eco.

La Asociación de Productores Agropecuarios de la Vereda Brasilar ‐ ASOBRASILAR, es parte de una comunidad de población desplazada que en sus inicios realizaba actividades de caza de fauna nativa (aves principalmente) y tala de especies maderables. Debido al detrimento ambiental por malas prácticas de los agricultores como la quema y tala para la ampliación de la frontera agrícola y el desconocimiento del manejo tecnificado del cultivo de ñame se secaron muchos arroyos.

Esto derivó en una toma de conciencia que, con el apoyo de instituciones gubernamentales y organismos internacionales, generó un cambio de pensamiento y prácticas en los agricultores, quienes ahora entienden la importancia de la oferta de servicios ecosistémicos y la conectividad ecológica.

La asociación ha establecido acuerdos de conservación en el área de bosque seco; incentiva a sus asociados a la conservación por medio del aseguramiento de mercados diferenciados para los productos con valor agregado; trabaja la seguridad y soberanía alimentaria; diversificó las líneas de ingresos; así como el número de especies presentes en los predios y lograron la vinculación de jóvenes a las actividades.

Turismo agroecológico en la ribera del Río Sinú

El contenido de este video es de autoría y responsabilidad exclusiva de quienes lo protagonizan y no representa la posición de COLCIENCIAS, ni del Programa de Pequeñas Donaciones del GEF, ni de las entidades aliadas y vinculadas al Programa de A Ciencia Cierta Eco.

Los habitantes de la vereda Río Ciego #1 han sufrido inundaciones por el desbordamiento del Río Sinú, provocando perdida de cultivos, inundación de las casas, rebosamiento de pozos sépticos, desplazamiento de familias y proliferación de enfermedades. Adicionalmente la comunidad ha tenido problemas de salud de los pobladores y problemas de contaminación por el uso de agroquímicos.

Con el fin de superar estos problemas la Asociación de Mujeres Dios con Nosotros implementó prácticas agroecológicas, adecuando cultivos, plataformas aéreas en las casas y construyeron camellones, generando un reordenamiento en la manera de cultivar para fortalecer la seguridad alimentaria y evitar los problemas de las inundaciones.

Estas actividades se complementan con viveros para reforestación -enfocados a la siembra de plantas protectoras y frutales para la orilla del río- y la construcción de un acueducto veredal con energía solar. La organización planea continuar con estas actividades y ofrecer servicios de turismo comunitario con el fin de promover la educación ambiental.

Fortalecimiento de la cadena de valor de Nopal (Opuntia Leucotricha), como medida de adaptación y mitigación al cambio climático en el corregimiento de Siapana, municipio de Uribia, departamento de La Guajira

El contenido de este video es de autoría y responsabilidad exclusiva de quienes lo protagonizan y no representa la posición de COLCIENCIAS, ni del Programa de Pequeñas Donaciones del GEF, ni de las entidades aliadas y vinculadas al Programa de A Ciencia Cierta Eco.

La Alta Guajira, resguardo indígena donde habita el pueblo wayuu en estribaciones del PNN Serranía de la Macuira se caracteriza por ser una de las zonas más apartadas del país, rezagadas del desarrollo, sin infraestructura, sin agua potable ni servicios de saneamiento básico. Además de esta situación no cuenta con cadenas de producción y/o suministro de alimento establecidas o consolidadas.

En invierno el acceso para alimentos desde otras zonas del país es difícil y el verano se torna cada vez más intenso, con riesgos de sequía y falta de cultivos lo cual acentúa la desnutrición y profundiza la erosión y desertificación. En vista de las carencias expuestas y de las oportunidades que ofrece el ecosistema de bosque seco -con zonas áridas y semiáridas- y su biodiversidad con la presencia del Nopal, la comunidad wayuu del corregimiento de Siapana, con el apoyo de la Institución Etnoeducativa y con base en el proceso de ciencia, tecnología e innovación, han producido alimentos (panes, tortas, confites, embutidos) que ayudan a resolver las carencias y necesidades de los niños, niñas y jóvenes de la comunidad wayuu vinculados a la Institución Etnoeducativa especialmente, generando así proyectos productivos con enfoque territorial y agroecológico.

Adicionalmente, han incursionado en una línea cosmética (shampoo, crema cicatrizante y cremas mentoladas, con inclusión de sábila) la cual han sido presentados en ferias y eventos locales y regionales, con apoyo de instituciones estatales. La obtención de harina de Nopal en particular se utiliza para la producción de pan para el Programa de Alimentación Escolar de los estudiantes del internado de Siapana y venta de excedentes a pequeños comercios.

La experiencia recoge conocimientos ancestrales y en ella participan miembros de las comunidades y estudiantes de los últimos grados de bachillerato del Internado, quienes encuentran en esta oportunidad la posibilidad de inserción positiva en la comunidad y cuidado de los ecosistemas que habitan.

La organización identifica que ha acumulado condiciones organizativas, de conocimiento del Nopal y experimentación sobre sus múltiples usos que espera trabajar en el establecimiento de cultivos de cosecha y poscosecha para obtención materias prima a partir de una granja experimental y demostrativa de dos hectáreas en huertas caseras en las comunidades tradicionales vecinas al internado de Siapana, que operarían como una experiencia piloto en cabeza de la comunidad, desde el cual fomentar y promocionar de manera más organizada el cultivo, cosecha, transformación y comercialización del Nopal y ofrecer nuevos ingredientes naturales derivados de esta especie; a la vez contribuir al uso y aprovechamiento sostenible de la biodiversidad y sus servicios ecosistémicos respaldados con el conocimiento tradicional y la coyuntura que permite el contar con las figuras de Resguardo, el Internado de Etnoeducación y la presencia del PNN Macuiraun.

Uniendo la voluntad de conservar con la ciencia en Zapatoca (Santander)

El contenido de este video es de autoría y responsabilidad exclusiva de quienes lo protagonizan y no representa la posición de COLCIENCIAS, ni del Programa de Pequeñas Donaciones del GEF, ni de las entidades aliadas y vinculadas al Programa de A Ciencia Cierta Eco.

 

Presentación
Encuentro local

La experiencia nació por la necesidad de conservar las fuentes hídricas como la quebrada El Ramo, que surte el acueducto del municipio de Zapatoca y el de Betulia y la quebrada El Poleo y proteger la biodiversidad particular y muchas veces endémica o amenazada de la región como la palma de cera y el ave conocida como Chango de Montaña.

Por iniciativa de particulares, la mayoría oriundos de Zapatoca, desde hace varios años se viene consolidando una iniciativa colectiva de Reservas Naturales de la Sociedad Civil (RNSC) denominada “Red de Reservas Naturales de Zapatoca”. El trabajo mancomunado de los miembros de la Red se ha manifestado en la permanente preocupación por las fuentes hídricas y en la adquisición y preservación de predios importantes para el municipio como el Rastrojos, cercano a la RNSC El Páramo La Floresta, recientemente adquirido por Parques Nacionales Naturales para anexarlo al PNN Serranía de los Yariguíes.

A la fecha cuentan con un total de ocho reservas que suman cerca de 620 ha en extensión. Las actividades de la Red incluyen procesos de restauración pasiva mediante la eliminación de la ganadería extensiva y la producción de monocultivos con aplicación de agrotóxicos, con la consecuente disminución del uso intensivo de los aljibes o fuentes de agua; aislamiento de sitios estratégicos dentro de las reservas que ha conllevado entre otras cosas a la protección y evidente mejoría en la recarga de acuíferos; actividades de restauración natural asistida, mediante siembra de árboles en la RNSC El Páramo-La Floresta; labores de bioingeniería para estabilización de terrenos erosionados; estrategias legales de conservación privada; fototrampeo para monitoreo de fauna; parcelas para monitoreo de carbono y de servicios ecosistémicos; y monitoreo permanente de aves y de osos andinos.

La Red está trabajando en desarrollar modelos de conservación-producción, implementando proyectos productivos que permitan la actual (o eventual) residencia continua en las reservas, así como el disfrute, control y vigilancia de las mismas. Algunas de las actividades con fines productivos establecidas en las reservas han estado relacionadas con la apicultura, los cultivos orgánicos, la educación ambiental a través de visitas guiadas, procesos de bienestar en contacto con la naturaleza y el aprovechamiento de especies exóticas como pinos y eucaliptos, entre otras.

También han experimentado con técnicas de bioconstrucción en superadobe y adobe con tierra de la zona. La Red espera poder ampliar las áreas de conservación, incluyendo la vinculación de nuevos integrantes, y así promover corredores naturales que permitan el flujo natural de la fauna y la flora de estos ecosistemas.

Aplicación de Ciencia, Tecnología e Innovación en el análisis de vulnerabilidad y diseño de estrategias para la adaptación al cambio climático en aguas de Volcán # 2

El contenido de este video es de autoría y responsabilidad exclusiva de quienes lo protagonizan y no representa la posición de COLCIENCIAS, ni del Programa de Pequeñas Donaciones del GEF, ni de las entidades aliadas y vinculadas al Programa de A Ciencia Cierta Eco.

Los seis acueductos rurales en la zona tienen captación en la microcuenca de Chuscales. En los años 2014 -2015 la sequía los afecto fuertemente, por lo que se vio la necesidad de realizar acciones para recuperar el Páramo de Guerrero el cual ha sido intervenido por el cultivo de papa y la ganadería. Debido a la magnitud de la intervención se inició la conformación de la Red de Acueductos Rurales del Municipio de Ubaté.

Esta red desarrolló un proyecto de investigación aplicada para la recuperación de la historia, reconocimiento del territorio y de bioindicadores de los abuelos, caracterización del área de la microcuenca, balance hídrico de la microcuenca y del acueducto desde 1966 hasta la fecha, identificación de las vulnerabilidades y diseño de estrategias para la adaptación.

De esta investigación se implementó la reforestación con especies nativas, compra de terrenos y medidas de ahorro, entre otras. Estas acciones han permitido entender la problemática desde una visión de cuenca; involucrar a diferentes actores de la academia, del gobierno municipal y la autoridad ambiental; empoderar a la comunidad y sus conocimientos al validarlos con expertos y mejorar la gestión de los recursos al involucrar a todos los acueductos rurales.

Modelo Comunitario Innovador, de Ciencia Ciudadana, como Instrumento que Contribuya a la Gestión Ambiental Sostenible de los Humedales en Entornos Urbanos y en Particular de los de Kennedy, en Bogotá, Colombia

El contenido de este video es de autoría y responsabilidad exclusiva de quienes lo protagonizan y no representa la posición de COLCIENCIAS, ni del Programa de Pequeñas Donaciones del GEF, ni de las entidades aliadas y vinculadas al Programa de A Ciencia Cierta Eco.

 

Presentación
Encuentro local

Esta experiencia es un esfuerzo comunitario para la defensa y recuperación de los humedales de Bogotá y en particular los de la localidad de Kennedy. La problemática ambiental de sus humedales está relacionada con las ocupaciones tanto formales como informales y la construcción de la infraestructura que invadió grandes áreas naturales pantanosas. Estas fuertes presiones urbanas, ocurridas en todo Bogotá y particularmente en la localidad de Kennedy, condujeron a que se impulsara el relleno de más del 95% del Humedal La Vaca, y de un 50% en el Humedal El Burro, en un periodo de poco más de 40 años.

El movimiento ambientalista ciudadano comunitario por la defensa participativa de los Humedales de Kennedy han aplicado el Modelo de recuperación y gestión de los humedales de Bogotá y logrado avanzar significativamente en la recuperación de los humedales “Burro, Vaca y Techo”. Los miembros del nodo el Tintal, han desarrollado acciones desde diferentes instancias logrando que el Distrito incorpore nuevas áreas de humedal, como es el caso del Humedal el Burrito a las áreas legalmente protegidas del Humedal del Burro; han implementado sistemas de biofiltros o biotratamientos de aguas residuales; propagación de vegetación nativa a través de bancos de semillas de los lodos y suelos de cada humedal, aplicación de modelos mixtos de restauración y administración tanto de las especies de flora, especialmente herbáceas semiacuáticas, como del rescate de fauna especialmente anfibios; cerramientos para detener la presión de los entornos urbanos y consolidar así la recuperación de los espejos de agua, de los bosques nativos protectores y de su biodiversidad asociada; además de la recuperación de estos espacios para el uso pasivo por parte de los ciudadanos. Actualmente la organización se plantea fortalecer los sistemas de monitoreo ambiental participativo en aspectos de hidrología, fauna, flora y aspectos sociales como mecanismos de empoderamiento comunitario y toma de decisiones informada; a la vez que se aporte a la sostenibilidad ecológica de los humedales, la consolidación y posicionamiento del modelo comunitario de recuperación y manejo de humedales y alcanzar así estados eco sistémicos maduros.

Asaí, alternativa para la sustitución de cultivos ilícitos y conservación de los humedales del Bajo Putumayo

El contenido de este video es de autoría y responsabilidad exclusiva de quienes lo protagonizan y no representa la posición de COLCIENCIAS, ni del Programa de Pequeñas Donaciones del GEF, ni de las entidades aliadas y vinculadas al Programa de A Ciencia Cierta Eco.

En el bajo Putumayo se presenta un problema de deforestación indiscriminada por la ganadería y siembra cultivos ilícitos. La propuesta de la Asociación de Productores Agropecuarios del Paraíso frente a estos problemas es la sustitución de cultivos ilícitos de la coca por cultivos nativos de la palma de Asaí en los humedales.

El aprovechamiento del Asaí se hace de manera sostenible, de tal forma que no se atenta contra el bosque y humedales, se reduce la deforestación y se aprovecha valor comercial tipo exportación del fruto el cual es una fuente rica de vitaminas y antioxidantes 100% orgánicos.

Con las semillas de este fruto se recuperan humedales y zonas devastadas por el uso de cultivos ilícitos y se realiza una explotación del 70% del fruto para equilibrar el ecosistema. Adicionalmente utilizan medios de comunicación y redes sociales para la concientización y promoción de conservación y aprovechamiento de estos frutos.

Implementación de jardines botánicos en las Reservas Naturales de la Sociedad Civil del Alto Ricaurte

El contenido de este video es de autoría y responsabilidad exclusiva de quienes lo protagonizan y no representa la posición de COLCIENCIAS, ni del Programa de Pequeñas Donaciones del GEF, ni de las entidades aliadas y vinculadas al Programa de A Ciencia Cierta Eco.

La experiencia se implementa como respuesta a los diferentes proyectos mineros extractivos que poco a poco se han ido implementando en el territorio del Alto Ricaurte y a la deforestación, erosión, degradación de suelos, disminución fuentes de agua y por ende disminución en el suministro de alimentos que sustentan la soberanía alimentaria que se ha dado por el cambio de uso de la tierra para agricultura extensiva y ganadería.

La Red de Reservas Naturales de la Sociedad Civil del Alto Ricaurte inició con una campaña de instauración e inscripción de varias RNSC ante Parques Nacionales, enfocadas a establecer un gran corredor biológico de las zonas bajas del Alto Ricaurte con el Macizo de Igüaque, y así poder limitar los impactos negativos de las iniciativas mineras en los municipios de Gachantiva, Villa de Leyva y Arcabuco.

En 2016 se consolidó la red de propietarios de las reservas, la cual lleva a cabo actividades en torno a la formación ciudadana, soberanía alimentaria, restauración ecológica e involucramientos de las reservas naturales en roles activos de conservación de la flora y la fauna del territorio. La Red de RNSC del Alto Ricaurte ha implementado de forma empírica y a través del saber popular trabajos en restauración ecológica e inventarios de biodiversidad.

Cría-Pez Bogando y Pedaleando hacia la Protección y Recuperación de la Ciénaga Grande de Santa Marta: Generación de Valor con la Recolección y Transformación del Cultivo - Cría Pez del Plástico

El contenido de este video es de autoría y responsabilidad exclusiva de quienes lo protagonizan y no representa la posición de COLCIENCIAS, ni del Programa de Pequeñas Donaciones del GEF, ni de las entidades aliadas y vinculadas al Programa de A Ciencia Cierta Eco.

La experiencia Cria-Pez bogando y pedaleando hacia la protección y recuperación de la Ciénaga Grande de Santa Marta: Generación de valor con la recolección y Transformación del Plástico se desarrolla en el ecosistema de la Ciénaga Grande de Santa Marta (CGDSM). En esta zona la construcción de carreteras ha suscitado un desequilibrio ambiental que se evidenció en la muerte del bosque de manglar y de gran cantidad de peces en diferentes temporadas debido al incremento de la salinidad en los suelos de manglar y cuerpos de agua internos.

Adicionalmente, el crecimiento de la industria de exportación de banano y los procesos de crecimiento demográfico han contribuido a generar una importante cantidad de residuos, sumado a las aguas contaminadas que llegan de los ríos, lo que ha provocado la contaminación ambiental del ecosistema. La Asociación de piscicultores CRÍA-PEZ, conformada por 14 socios, ha ido aplicando conocimientos científicos y conocimientos locales ancestrales en el proceso de pasar de la pesca a la piscicultura.

En este sentido hemos sido capaces de generar procesos de investigación y de reflexión propios en torno a nuestra propia actividad, llevándonos ahora a buscar soluciones en torno a la problemática de los residuos sólidos, en especial el plástico, que afectan la Ciénaga Grande de la Magdalena. A nivel tecnológico la experiencia de la Asociación Cría Pez ha sido pasar de ser extractivistas a productores (de pescadores a piscicultores) y ahora conservacionistas (recicladores de plástico), esto nos ha permitido experimentar con diferentes tecnologías desde la construcción y mejora de las redes de pesca artesanal, nasas, anzuelos, chinchorros, palangres, trasmallos, anzuelos, arpones, embarcaciones, hasta utilizar estas tecnologías en otros campos (para la recolección de residuos en la ciénaga).

Parte de nuestra innovación ha sido implementar conocimientos propios en articulación al conocimiento científico para generar una tecnología de bajo costo que puede implementarse en nuestro corregimiento. La conservación del bosque de manglar que hemos logrado a través de la construcción de estanques piscícolas ha contribuido a la permanencia de especies en este ecosistema. Ahora la apuesta es continuar recuperando el agua y la salud de la ciénaga al recolectar los residuos sólidos de plástico y transformarlos de manera responsable con el entorno.

Hemos aprendido y desarrollado estrategias de solución conjunta: Co-creación de prototipos (La bici acuática que es una balsa para recoger residuos en la ciénaga; esta balsa es propulsada con energía mecánica a partir de una bicicleta acuática, con espacio para cuatro canecas para separar residuos contaminados de los reciclables (PET, HDPE y LDPE) y el horno de compresión para transformar plástico; consta de un horno de cocina alimentado por gas, integrado con un gato hidráulico que desplaza una plancha y permite comprimir el plástico que se ubique en el interior, a través de moldes según el producto a realizar); permiten la recolección y transformación de residuos sólidos, con el fin de generar una cadena de valor a estos (R.S), apuntando también a la concientización de la comunidad hacia el cuidado ambiental, cultura del reciclaje y consumo responsable.

Igualmente la forma de organización que empezamos a desarrollar al volvernos piscicultores y crear CRÍA-PEZ, nos facilitó aprender a usar técnicas de organización y administración de nuestra actividad productiva y nos ha permitido mantenernos en el tiempo y ser emprendedora de cambios y transformaciones positivas en nuestro contexto.

Aviturismo comunitario: ver para conservar

El contenido de este video es de autoría y responsabilidad exclusiva de quienes lo protagonizan y no representa la posición de COLCIENCIAS, ni del Programa de Pequeñas Donaciones del GEF, ni de las entidades aliadas y vinculadas al Programa de A Ciencia Cierta Eco.

Desde hace cinco años la comunidad de la parte alta de Santa Rosa inició su proyecto de conservación del territorio para reducir la deforestación y fruto de estas acciones empezó a observar que los árboles frutales, el banco de forrajes, la reducción en la deforestación con estufas ecoeficientes y el uso de postes plásticos para el cercado atraía a las aves de la zona.

Aprovechando la experiencia ganada con el proyecto de Mosaicos de Conservación, del cual hicieron parte, y teniendo en cuenta la necesidad de generar una fuente de ingreso a las comunidades, se apostó por el aviturismo comunitario, el cual ha tenido éxito, la comunidad y en especial los jóvenes del territorio se han venido motivando a participar en la estrategia, situación que resulta muy favorable porque el lugar en el cual se realiza la iniciativa es de un valor estratégico en términos ambientales, dado que allí confluyen 3 parques naturales y es un espacio de interconexión entre el ecosistema andino y la amazonia.

La comunidad de Brisas del Macizo ha logrado una conjunción entre los conocimientos prácticos y tradicionales sobre las aves y su hábitat y el conocimiento científico de los mismos, con el fin, de lograr fortalecer su proyecto y motivar a la comunidad a sumarse a él.

Recuperación ecológica y la conservación de las Quebradas Cubiján y Piquisiqui, como una alternativa para mitigar los efectos del cambio climático"

El contenido de este video es de autoría y responsabilidad exclusiva de quienes lo protagonizan y no representa la posición de COLCIENCIAS, ni del Programa de Pequeñas Donaciones del GEF, ni de las entidades aliadas y vinculadas al Programa de A Ciencia Cierta Eco.

 

Presentación
Encuentro local

En este lugar se desarrollan actividades, tanto agrícolas como pecuarias, bajo esquemas de producción tradicionales no aptos para la zona ya que presentan alto grado de pendiente y son muy susceptibles a la erosión. Las principales actividades que contribuyen a la degradación del ecosistema son la ganadería extensiva, el monocultivo de papa, el inadecuado uso de agroquímicos, la contaminación de fuentes hídricas, la tala de leña para consumo doméstico, la desprotección de quebradas y sobrepastoreo.

Teniendo en cuenta la situación la organización Renacer Comunal Andino vio la necesidad de implementar un vivero de especies nativas de alta montaña que permitan lograr la recuperación de áreas estratégicas para la protección del recurso hídrico, para la incorporación de biodiversidad en fincas y para generar conectividad con el Área Protegida del Santuario de Flora y Fauna Galeras.

El vivero funciona como fuente productora de plantas y como sitio de investigación para propiciar la formación de bancos temporales de germoplasma y plántulas de especies nativas que permitan su caracterización, selección y manejo. La experiencia ha contribuido a vincular a la comunidad a los procesos de conservación y busca demostrar que se pueden generar acciones para la conservación de los ecosistemas por iniciativa de la población local.